Nuestra historia

La historia de nuestra “granja” se inicia en el 1870, en el mismo enclave en el que hoy se encuentra, una de las estrechas callejuelas de la antigua Barcelona amurallada, la calle “d’en Xuclà”; el día en el que la Sra. Rafaela Coma, la primera dueña del establecimiento, decide abrir una lechería, cuando esta dejaba de considerarse, sólo, como un “alimento para los enfermos”; y la ciudad, que completaba el derribo de sus murallas, se abría al llano que la circundaba y con ello a la modernidad. Aquella Ciudadela militar, que hasta entonces la había vigilado, se convierte en un parque público, todo un símbolo de los nuevos tiempos.

1.05.- Enderroc ciutadella

A la emergente Barcelona industrial, comercial y burguesa de final de siglo XIX, llega mucha gente de todas partes de Catalunya para encontrar una nueva oportunidad, trabajo, para hacer fortuna. Uno de aquellos miles que huyen de un campo empobrecido,  será Marc Viader Bas, hijo de “Can Marc”, una modesta “masia” de la pequeña villa de Cardedeu, que en el 1895 llega a la lechería de la Sra. Coma. Marc, el personaje central de nuestra historia, conoce bien los productos  que se venden en la lechería, es un joven campesino, inquieto y tenaz. Tiene ganas de aprender y de progresar, y aunque nunca fue a la escuela se procuró, de forma autodidacta y con la ayuda de un familiar, que le enseñó a leer, una suficiente educación.

Ya en el 1904 se hace cargo del negocio en régimen de alquiler, y en el 1910 pasa a ser de su propiedad, registrándolo con el nombre de “GRANJA M. VIADER – CARDEDEU”. Le va bien y llega el momento de casarse. Lo hace con  Matilde Roger Canals, hija también de Cardedeu, con la que tendrá siete hijos:  Josep, Joan,  Mercè, Marc, Jaume, Miquel y Francesc.

Pero Marc Viader no es un simple empresario. Piensa que el éxito del negocio tiene que estar en la calidad del sus productos y en su diversificación. Es un innovador nato, y en contra de la costumbre de tener las vacas en la parte trasera del establecimiento, donde crean importantes  problemas de higiene, se hace traer la leche y los huevos del campo (de su Cardedeu, de Begues, entre otras poblaciones).

Está convencido de que la leche cruda, que de forma ambulante lleva en carro de caballos a diferentes lugares estratégicos de la ciudad, o dispensa a granel su mujer en el mostrador de la “granja”, con las medidas de latón (“els petricons”), es un producto que tiene que mejorar, tanto en la su forma de conservación como en la de su distribución.

En lugar de un establo instala un obrador, en el cual elabora, cada día la nata montada y servida, para llevar, en hojas de col, mantequilla, el “mató” (requesón), flanes, la catalana, el mató de Pedralbes o el arroz con leche, por nombrar algunos de los productos; pero intuye que habrá muchos otros por descubrir e inventar.

FOTO 3

Esta “granja” de la calle Xuclà se convierte en el centro de toda su actividad, el mostrador de sus productos y en su laboratorio de investigación. Pero todo este trabajo no lo realizará él sólo con su esposa, y como es costumbre de la época, a medida que los hijos tienen edad para trabajar se integran en el negocio y en su proyecto, permitiendo que éste crezca y se diversifique.

El primero en sumarse será su primogénito, Josep, que dejará los estudios a muy temprana edad (sólo cursó la enseñanza primaria), pues en opinión de su padre, la mejor formación que podía recibir era la de la experiencia que se adquiría en el propio negocio (la misma que recibió su padre). Al contrario, el segundo hijo, Joan, tendrá la posibilidad de tener una formación mucho más sólida: Perito Mercantil e idiomas. Los tres hermanos mayores (Josep, Joan y Mercè) contribuyeron a descargar, a menudo, ya en su época estudiantil el trabajo de sus padres colaborando en las tareas de la lechería como aprendices.

FOTO 1

En el año 1925 Marc Viader promueve la fundación de Letona S.A., central receptora de leche procedente de toda Catalunya, para su tratamiento:  refrigeración,  pasteurización, esterilización y envasado. La empresa aprovisiona, en un principio, a los propietarios de las lecherías de Barcelona que no tienen una producción propia; con el tiempo pasa a ser una de las grandes centrales lecheras. Marc Viader consigue así hacer realidad uno de sus grandes proyectos: higienizar la leche, alargar su periodo de consumo y disponer de sistemas eficientes para su envase y transporte. El método de esterilización posibilita, también, el aprovechamiento de los excedentes, que en determinadas épocas se producen, transformándolos, por ejemplo, en leche condensada.

FOTO 2

Su hijo Joan será durante cuarenta años el gerente de Letona, que hasta la década de los 70 estará vinculada a la familia.

Pero Marc tiene, aún, otro gran sueño: Construir en Cardedeu, una granja modelo, que reúna todos los avances tecnológicos, tanto en ganadería como en agricultura.

Viaja por toda Europa con sus hijos, especialmente con Joan. Está presente en muchas ferias y congresos internacionales de agricultura y ganadería, en los que aprende los más modernos métodos y  técnicas, que después aplica en su explotación de Cardedeu (1925, obra del arquitecto M.J. Raspall), que se convierte en una instalación agropecuaria de referencia en todo el Estado. Tanto es así que en presentarse a diferentes certámenes internacionales de ganadería en Francia, Italia, Inglaterra,…, siempre gana los primeros premios. Entre otras innovaciones, por él aportadas, destacaremos: la introducción de la raza de vaca holandesa para aumentar la productividad de la leche; dejar pacer el ganado en grandes cercados liberándolo, así, de los establos,…, ensayar nuevos sistemas de regadío,…

FOTO 5

También, en estos viajes, encuentra nuevos productos que va introduciendo, o que le sirven de inspiración para la creación de otros. Así, aprovechando la infraestructura de Letona, fabrica yogurt, leche condensada,  Kéfir, Alfona (leche enriquecida), y su producto estrella: el Cacaolat (presentado el año 1931, y que su hijo Joan Viader, con la colaboración de un químico húngaro, conseguiría la preciada fórmula).

FOTO 6

En el año 1931 se casa su hijo mayor, Josep, con la joven Dolors Berges Cuéllar que juntos regentaran, a partir de entonces, el establecimiento de la calle Xuclà. Es en esta época, en la que Marc Viader coincide con un reducido grupo de empresarios vallesanos, que intuyeron la posibilidad de industrializar los derivados de los productos alimentarios. No es sorprendente que se reuniesen juntos en la “Fonda Europa” de Granollers los Portabella, Viader, Daurella entre otros… y se gestasen los productos Danone, Letona, Cacaolat,…, o se planeasen las primeras instalaciones de la Coca-Cola, etc.

En Barcelona se abrieron nuevas sucursales de la “Granja Viader” que las administraron otros de sus hijos: Marc, la de la plaza Sant Josep Oriol; Paco, la de la calle Cardona; Miquel, la de la calle Urgell, etc. De la granja agropecuaria de Cardedeu se ocupará su hijo Jaume.

Estalla la guerra civil y todas las empresas de la familia quedan socializadas por la CNT. Son momentos muy difíciles. Todos los hijos son llamados al frente. Los abuelos Marc y Matilde, pasaron los años del conflicto en Cardedeu con todos sus nietos. Mientras, a Dolors Berges, le permitieron quedarse sola en un piso, junto a la lechería intervenida de la calle Xuclà.

Al acabar la guerra la familia vuelve a recuperar sus propiedades.

La posguerra es aún más dura y será entonces cuando Miquel Viader toma un importante protagonismo y  se  convierte, rápidamente, en un eficaz gestor en relaciones públicas; fue, sin duda,  el gran impulsor comercial de la empresa en aquellos años de implacable dictadura y centralismo.

Los hijos de Marc Viader se fueron casando y, por lo tanto, marchando de la vivienda de Xuclà. Josep y  Dolors son los únicos que se quedan en ella y llevan el negocio, tanto de mayoristas de productos lácteos a pastelerías y lecherías de Barcelona y comarca, como también al por menor en la “granja” dónde todos los barceloneses han ido pasando de generación en generación a desayunar o merendar en familia, a celebrar las festividades como las de: San José, de la Semana Santa, “Sant Jordi”, San Poncio, San Pancracio, Santa Rita, o Santa Lucía,…

El abuelo Marc (“Padrí” como así nombran los nietos) y la abuela Matilde, se retiran a vivir en la Torre que se han hecho construir en Cardedeu. Allí todos los pequeños de la familia pasan las vacaciones de verano, mientras que sus padres no dejan nunca de trabajar.

Matilde Roger Canals muere el año 1946, y su marido, Marc Viader, Bas en el 1954.

En el año 1958 se casa la hija mayor de Josep y Dolors,  Mercè Viader Berges, con Jaume Casademunt Prat, también de Cardedeu, y que se incorpora al negocio de sus suegros; el hijo pequeño,  Josep Viader Berges, estudia Ingeniería Agrónoma; trabaja unos años en Letona , y después se independiza de los negocios familiares.

Mercè y  Jaume tienen tres hijos: Mercè, Jaume y Josep Casademunt.

En el 1979 la granja de Xuclà  pasa a manos de Mercè Viader.

Josep y Dolors mueren en el año 1990 y en el año 1997 la Granja Viader, se convierte en Sociedad Limitada y que tiene como accionistas a Mercè Viader y sus 3 hijos.

Mercè y Josep Casademunt son la cuarta generación que continua el negocio con el mismo espíritu que les han transmitido sus padres y abuelos, pero con nuevas ideas y proyectos que van diversificando la oferta del establecimiento.

Josep crema catalana_reduced

Hoy en día la gerencia esta en manos de Mercè Casademunt Viader y su hijo Marc, que se ha incorporado también al negocio familiar, representando la quinta generación de la familia Viader.

Actualmente la leche y los huevos siguen viniendo de la granja de Cardedeu; en el obrador, uno de los pocos que hoy quedan en la ciudad de Barcelona, se elaboran quesos frescos, “mató” y una gran cantidad de productos, muchos de los cuales con la misma receta de sus bisabuelos Marc y Matilde, otros que se han ido innovando o incorporando con el tiempo.

Si os acercáis a nuestra “granja” os podréis sentar en las mismas mesas de mármol en las que “Mossèn” Cinto Verdaguer o Pablo Picasso,…, tomaron una “xicra” de chocolate.

También podeis comprar en nuestro mostrador todos los productos que elaboramos a demás de un extenso surtido de quesos y embutidos artesanos, pasteles, miel, aceite de oliva, conservas…

¡Os esperamos!

Un pensamiento en “Nuestra historia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>